Entrevista Gregorio Verdugo


Buenos días a todos, hoy os traigo una entrevista de un escritor polifacético, además de escritor es periodista, vamos un todo terreno como digo yo.

Aún no he podido leer su obra, pero he visto muchísimos comentarios y la verdad que le tengo muchas ganas.

¡ Empezamos !

ENTREVISTA GREGORIO VERDUGO

1 - ¿Cuándo decidiste empezar en el mundo de la escritura?

Empecé a escribir de muy joven en los ratos libres que me permitían los estudios, ya sabes, poemas sobre todo. Con el tiempo me atreví con los relatos y, por añadidura, acabé afrontando el formato novela. A día de hoy alterno estos dos últimos formatos, según el estado de ánimo en que me encuentre. A fin de cuentas, la literatura es eso, un estado de ánimo.


2 - Una de tus obras más conocidas, ”La casa de los gatos”, ¿En qué te inspiraste para crearla?

Tenía en la cabeza desde hacía tiempo escribir la historia de una saga familiar. Una familia de cuatro generaciones que sufre una diáspora por las circunstancias difíciles que les toca vivir. Un linaje de orgullo y de sangre. De casta y coraje. Porque “La casa de los gatos” es una novela sobre la sangre. Sobre el cauce de la sangre a lo largo del árbol genealógico familiar. Y, por eso mismo, es una historia de amor. La sangre es amor líquido, espeso. El amor a la sangre que fluye por nuestras venas. La sangre del amor. Porque el amor que sangra es el amor vivo, eterno. Y en la familia se mezcla todo, incluso la sangre. Pero lo que de verdad importa es el legado. La leyenda de esa corriente rojiza que une a sus miembros, a veces por caminos inverosímiles.

Para cuadrar la historia necesitaba un antepasado que simbolizase los valores de esa estirpe. Ese personaje me lo regaló Rosa Montero en una columna, publicada en El País Semanal hace algunos años, titulada “Vencer a la invencible”. Allí Rosa contaba las peripecias del capitán Francisco de Cuéllar y su periplo tras la hecatombe de La Invencible. Ella la había leído en un libro de T. P. Kilfeather titulado “Irlanda, cementerio de la Armada española”. 

Solo me faltaba escoger los escenarios para desarrollar la historia. Me decanté por un pueblo perdido en la Castilla profunda, un lugar asolado por el virus de la despoblación, para la primera parte. Y por mi barrio, Ciudad Jardín, y su centro neurálgico, la Gran Plaza —en la novela aparece como Plaza Cervantes—, para las dos partes restantes. Sencillamente porque es uno de los lugares más eclécticos y singulares de la ciudad en la que vivo.

Con esos mimbres me aventuré en la construcción el relato. El proceso de escritura de una novela es camino de transformación, de cambio insistente. Mutas a medida que avanzas en la trama, en la construcción de los personajes, en la ansiada visión del final próximo. En la cuadratura de ese círculo, a fin de cuentas. Algunas situaciones surgieron de experiencias propias, otras de ajenas, contadas por otras bocas que no eran la mía. Todas tamizadas por el filtro de la ficción. Viví en esa ficción mientras la escribía, formé parte de ella. Era consciente de que un trozo de mí se quedaba en esas palabras, en esos párrafos. 


3 - Allí haces un recorrido retrospectivo por la historia reciente de España a través de una familia, ¿Fue complejo el proceso de investigación?

El transcurso de cuatro generaciones abarca un contexto histórico determinado, un entorno político social que va cambiando a medida que avanza la trama. Dicho contexto tenía que estar presente para dar verosimilitud a los hechos narrados y, por ello, conllevaba un trabajo de documentación importante. Fue uno de los esfuerzos más ímprobos a la hora de escribirla, sí.


4 - ¿Está basada en hechos históricos?

Los hechos históricos son una parte importante de la novela, pero no son la novela. Quiero decir que los que se describen ocurrieron y están plasmados ajustados a la realidad de la documentación con que trabajé, pero su presencia en la trama se debe a que los personajes de la novela tienen algún tipo de implicación en ellos, nada más. Nunca fue mi pretensión escribir una novela histórica, y de hecho creo que no lo es.
 

5 - “El loco de la calle”, en cambio, es una selección de relatos cortos ambientados en la ciudad de Sevilla, ¿Por qué esta ciudad precisamente?

Es la ciudad donde he vivido desde pequeño y es una ciudad muy literaria, en el sentido de que es mitad realidad y mitad ficción. Sevilla es escenario antes que ciudad, en mi opinión.

6 - ¿Cuál de esos relatos destacarías?

No tengo predilección por ninguno en especial, quizás por “La música a todo volumen”, que gano un concurso de relatos organizado por la Cadena Cope. 

7 - ¿A qué se debe el título del libro?

A la casa donde se desarrollan las dos últimas partes de la novela, que es la representación simbólica de la casa de mis abuelos, donde pasé los mejores momentos de mi infancia y de mi juventud. Es en esa casa donde me inspiré para la casa de la familia de la novela.


8 - Aparte de escribir libros, ¿A qué profesiones dedicas tu tiempo?

Ahora mismo solo a la lectura y a la escritura. Antes también ejercí durante algunos años el periodismo.


9 - ¿Tienes pensado algún proyecto para un futuro próximo?

Estoy en el proceso de buscar editorial para mi tercera novela, la historia de un pistolero anarquista de principios del siglo XX, que tampoco es una novela histórica, sino sobre cómo los traumas pueden desembocar en sentimientos como el odio y la crueldad.

10 - ¿Dónde se pueden comprar tus libros?

Aparte de a través de la editorial Ediciones en huida (https://www.edicionesenhuida.es/producto/la-casa-de-los-gatos/), se pueden pedir en cualquier librería, y en todostuslibros.com.


11 - ¿Dónde pueden encontrarte mis lectores?

Mantengo cierta actividad a través de las redes sociales, sobre todo en Facebook (https://www.facebook.com/gregorio.verdugo) y también en Instagram (https://www.instagram.com/gregorio_verdugo/) y a través del correo electrónico al que me has escrito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevista Pedro Galvan

Entrevista Francisco Aisa

Entrevista Miquel Casals